Quantcast
La Ganga Online
6:33 p.m., 10/21/2014 | 70°

Es Hora de Presionar


Actualidad

2/8/2013, midnight
Es Hora de Presionar

El presidente Barack Obama entreabrió esta semana la puerta para millones de inmigrantes ilegales, un día después de que un grupo de senadores hizo público un pacto para discutir en el Congreso una ambiciosa reforma legislativa que podría sacar a los indocumentados de la clandestinidad.

El objetivo principal de la Casa Blanca es que n millones de personas dejen de estar sin papeles para convertirse en ciudadanos, según señaló el mandatario en un importante discurso en el que expuso sus puntos de vista en este asunto.

"Ha llegado la hora para una reforma migratoria integral. La buena noticia es que, por primera vez en muchos años, republicanos y demócratas parecen decididos a resolver este problema juntos. Parece que ahora sí existe un verdadero deseo de hacer esto pronto. Y eso es estimulante", se congratuló Obama.

El principio de acuerdo presentado por ocho senadores, cuatro de cada partido, que contempla, entre otros aspectos, una solución para sacar de la sombra a n millones de ilegales, ha conseguido el apoyo de muchos activistas, políticos y empresarios, quienes consideran que el país no puede seguir ignorando esta situación.

El tema de la inmigración es clave entre los objetivos del segundo mandato de Obama, quien, a pesar de pasarlo por alto durante su primer término, ganó la reelección con casi 8o por ciento del voto hispano.

La Casa Blanca cuenta con su borrador pero, por el momento, ha decidido dejar al Congreso avanzar en los detalles de su propuesta y guardar distancia para evitar que, como en otros temas delicados, algunos republicanos hagan de esta otra batalla política contra el presidente.

No obstante, Obama alertó que si el Congreso no se da prisa, él enviará su propuesta. "Estos n millones de hombres y mujeres están aquí. Son parte de nuestras vidas", afirmó el Presidente al tiempo que destacó que durante su mandato el patrulla-je en las zonas fronterizas se ha redoblado así como las medidas policiales con el número de deportación de criminales "en su nivel más alto".

El discurso del mandatario ha dado ánimos a los hispanos, quienes habían sufrido una decepción tras otra en momentos similares en 2007 y 2010, cuando otros proyectos quedaron en el Congreso.

Desde el consejo Nacional de la Raza una de las plataformas más activas en la defensa de las minorías, confían que el 2013 sea el año de la reforma.

"La reforma ideal es aquella que de la ciudadanía a los 11 millones de ilegales. No queremos que sean más personas de segunda clase. Esperamos que obtengan todo lo que se han ganado con su trabajo todos estos años", dijo Julián Texeira, su portavoz.

Aunque los detalles espinosos del acuerdo entre los

Senadores siguen pendientes de negociación y el éxito está lejos de haberse asegurado, el anuncio promete el inicio de lo que podría ser el intento más signi-^ ficativo en los últimos años hacia la revisión de las ineficientes leyes de inmigración. Los ocho senadores que impulsan el acuerdo son los demócratas Char-les Schumer (Nueva York), Dick Durbin (Illinois), Robert Menén-dez (Nueva Jersey) y Michael Bennet (Colorado), y los republicanos John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur), Marco Rubio (Florida) y Jeff Flake (Arizona).

Varios de estos legisladores han trabajado sobre el tema por años. McCain colaboró con el fallecido senador Edward M. Kennedy sobre una legislación migratoria, impulsada en 2007 por el entonces Presidente George W. Bush, pero la iniciativa se derrumbó cuando no pudo obtener apoyo republicano.

Ahora, algunos miembros del Partido Republicano dicen que esta vez será diferente. Los republicanos recibieron el castigo de los votos durante las elecciones de noviembre, demostrando la importancia de votantes latinos y su acercamiento cada vez mayor con los demócratas.