Quantcast
La Ganga Online
8:32 a.m., 7/31/2014 | 61°

Le Sonrie al Futuro


Actualidad

2/22/2013, midnight
Le Sonrie al Futuro

En el primer discurso del estado de la Unión de su segundo mandato, el presidente Barack Obama, se ha dirigido a un Congreso dividido citando a otro presidente. "Kennedy declaró que la Constitución no nos convierte en rivales por el poder sino en compañeros hacia el progreso". A continuación, el presidente informó a todos que esa debía de ser su referencia. "La gente espera que pongamos los intereses del país por encima de nuestros intereses políticos", dijo desatando la primera ovación de aplausos.

Obama ha pedido a un Congreso opositor que respalde sus propuestas para reactivar la economía con la creación de empleos para la clase media y la idea de un Estado más eficiente que establezca prioridades basadas en el crecimiento.

"E s obligación de nuestra generación arrancar nuevamente el verdadero motor del crecimiento económico de Estados Unidos, que es una clase media próspera y creciente. No necesitamos un Estado más grande, necesitamos un Estado más eficiente", aseguró.

Tres meses después de su rotunda victoria en las urnas, Obama basó su discurso en los asuntos económicos que marcaron su primera legislatura. Defendiendo la idea de que todos los ciudadanos merecen las mismas oportunidades, "independientemente de dónde hayan nacido, de dónde vengan o a quién amen", el presiden-te ha asegurado que es responsabilidad del Gobierno garantizar que tengan acceso a ellas.

Obama ha dicho que nunca ha hecho oídos sordos a otras propuestas, que está abierto a ideas, pero que pone una única condición: que no se incumplan las promesas que le hizo a los ciudadanos. En ese sentido, el presidente ha propuesto seguir las recomendaciones bipartitas para reducir el déficit y ha vuelto a defender la efectividad de subir los impuestos a los más ricos para equiparar las condiciones de todos los ciudadanos —algo que ya hizo durante la campaña electoral—. "No hagamos promesas que no podamos cumplir, pero cumplamos las promesas que ya hemos hecho", ha recomendado.

Como se esperaba, Obama ha desplegado en el discurso las prioridades para su segundo mandato. Inmediatamente se dedicó a hablar de la reforma migratoria, de la retirada de tropas de Afganistán y del polémico tema del control de armas, entre otros.

"Envíenme una ley de reforma migratoria en las próximas semanas y la firmaré", ha retado al Congreso.

Para el Presidente, cualquier reforma debe de garantizar la seguridad de las fronteras así como la regularización de los n millones de personas que hoy viven sin documentos y amenazados.

Obama ha dejado claro, eso sí, que una verdadera reforma migratoria debe de incluir un camino responsable hacia la ciudadanía.

Como era de esperar, el momento más emocionante de la noche ha llegado con el recuerdo de la masacre de Newtown.

"En los dos últimos meses, se han truncado más de íooo cumpleaños, graduaciones y aniversarios, arrancados de nuestras vidas por una bala".

El presidente ha acabado su bloque económico, político y de política exterior asegurando que nada de lo anterior tenía importancia si no se protege el mayor activo: nuestros hijos.

Recordando que la matanza de Connecticut del pasado mes de diciembre ha redibujado el debate sobre las ramas en el país, que ahora las autoridades de toda la nación le piden una nueva regulación, el presidente ha pedido que se voten en el Congreso todas y cada una de las propuestas que él ha presentado —impedir la venta de armas de asalto; reducir los cargadores; efectuar comprobaciones de los antecedentes de los compradores